¿Quiénes somos?



En cuanto a su historia, las Asambleas Asambleas de Dios de España se constituyeron oficialmente en el año 1963. Sin embargo, las raíces del movimiento van más allá en la historia; su arraigo en nuestra nación es incuestionable, ya que algunas congregaciones actuales tienen sus raíces en los años 30, aunque la situación política y religiosa de la época hicieron muy difícil la implantación del movimiento a causa de la carencia de libertades que hoy si disfrutamos en nuestra Constitución refrendada por todos los españoles en el año 1978. Con el paso de los años , con el crecimiento de las Iglesias y por razones prácticas, se formalizó legalmente en el año 2002 lo que hoy es FADE (Federación de Asambleas de Dios de España), estructura jurídica e institucional que hasta la fecha perdura y se desarrolla con una fuerte implantación nacional y con un prestigio sobradamente demostrado dentro y fuera de nuestro país.

En cuanto a las raíces doctrinales de Asambleas de Dios (FADE), cabe decir que están fundamentadas en la doctrina evangélica y, concretamente, la referida al movimiento pentecostal tradicional. Es decir, básicamente, la doctrina de las Asambleas de Dios podría resumirse en que: cree y predica la Salvación por la Fe en el Sacrificio de Jesús; la necesidad del nuevo nacimiento según enseñó Jesús; enseña y practica la oración por los enfermos y la creencia en que Dios hoy aun hace Milagros; la convicción y necesidad del Bautismo en el Espíritu Santo para todos los creyentes y la manifestación de Su poder para dar un testimonio poderoso y para la edificación de la Iglesia por medio de sus dones; el amor por la Biblia y la enseñanza de la misma como fundamento para el ejercicio del servicio y de la fe; y, como no podría ser de otra manera, la necesidad de que el Evangelio es la única esperanza real para la humanidad y, por tanto, debe ser predicado a toda criatura y en todas las naciones, partiendo desde nuestras propias ciudades y pueblos.

¿De donde hemos salido? Los evangélicos o protestantes nos sentimos herederos del cristianismo del primer siglo, aunque como movimiento religioso nacemos en la Reforma que sacudió a Europa en el siglo XVI. La iglesia se había alejado de la pureza del evangelio. Los que no estaban de acuerdo con la jerarquía, las indulgencias, el celibato, la idolatría, etc., y querían un cristianismo auténtico, se independizaron de Roma y fueron después conocidos como protestantes o evangélicos. Casidodo de Reina, traductor de la Biblia, y Juan de Valdés, maestro de lengua castellana, son algunos ejemplos ¿Qué pretendemos? Vivir una fe cristiana sencilla, basada sólo en la Palabra de Dios. Ayudar a los necesitados, mostrándoles la compasión y el amor de Jesucristo. Promover la lectura de la Biblia como fuente de sabiduría para la vida. Ofrecer todo nuestro compañerismo a todos los que buscan a Dios. ¿Dónde estamos? En todo el mundo. El número de cristianos evangélicos o protestantes se calcula en más de 500 millones. La mitad de Europa se considera protestante o evangélica. Martin Luther King, premio nobel de la paz, fue pastor evangélico. La Cruz Roja fue fundada en 1863 por el evangélico Henri Dunant. La lista de evangélicos que han contribuido y contribuyen al progreso humano es interminable. En España hay más de 2000 Iglesias Evangélicas. El Estado español firmó acuerdos de cooperación con las Iglesias Evangélicas en 1992, gracias a los cuales hoy:

  • Se enseña religión evangélica en los colegios.
  • Se emiten programas evangélicos en la televisión pública.
  • Se ofrece asistencia religiosa evangélica en hospitales y cárceles.

¿Qué actividades tenemos? Los evangélicos nos ocupamos en los más diversos quehaceres. Tenemos colegios, hospitales, residencias de ancianos, centros de rehabilitación de drogadictos, campamentos infantiles y juveniles, centros para mujeres maltratadas, ONGs, etc.
La reunión principal de las Iglesias Evangélicas es el culto dominical, donde oramos, cantamos, leemos la Biblia y escuchamos la predicación de la Palabra de Dios.
¿Por qué hay tantos nombres? La diferencia de nombres dentro de las Iglesias Evangélicas es comparable a la diferencia de grupos y órdenes religiosas dentro de la Iglesia Católica, donde hay franciscanos, dominicos, jesuitas, carmelitas, y un número interminable de grupos con características propias, aunque todos son católicos. Estos nombres se deben al fundador y a las circunstancias en que cada uno de estos grupos surgió.
Algo parecido sucede con los evangélicos. Esta es la razón de que haya bautistas, pentecostales, metodistas, independientes, y otros, pero todos son evangélicos. La mayoría de las denominaciones evangélicas están agrupadas en la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), para el apoyo mutuo, la colaboración y la defensa de intereses comunes.

¿Quieres asistir? Nuestras actividades son para todos. Dios sigue haciendo milagros y ayudando a todos aquellos que le buscan sinceramente y se dejan ayudar por Él. Nuestra iglesia está abierta y nuestra mano tendida.